Amaro Pargo

De CanariasWiki
Saltar a: navegación, buscar
Este personaje de leyenda, Amaro Rodríguez Felipe, nació el 3 de mayo de 1678 en La Laguna. Fue un pirata, corsario y comerciante, negrero, ejerciendo también como terrateniente y cacique en la isla, obteniendo el título de noble. Fue capitán de varios navíos y como corsario obtuvo la “patente de corso” que le permitía ejercer como pirata bajo la protección de la corona, a cambio de parte de los botines. Poseía múltiples casas en La Laguna, la leyenda cuenta que mantuvo una relación amorosa con la incorrupta, los restos de este pirata se encuentran en una capilla en la Iglesia de Santo Domingo.

En este siglo, estuvo marcado por el auge de la piratería en la isla, Amaro realizó el primer viaje en 1701, en el “Ave María”, debido a problemas familiares. En este viaje ideó una estrategia en un conflicto que le dio la victoria. Aprovechó una trifulca entre dos capitanes para taponar los cañones enemigos, robando todo el botín. Así el capitán como muestra le hace entrega del primer navío.

Como comerciante, exporta vino de Malvasía o agua ardiente de cosecha propia, también ejerció como negrero, vendiendo esclavos a plantaciones en América e ingenios azucareros de las islas. Llegó a poseer cuatro navíos más otros compartidos. En una expedición salvó una galera del rey que iba del Caribe a Cádiz, capturando el botín y asesinando a los tripulantes, por lo que fue nombrado “señor de soga y cuchillo”. En otra expedición capturó un barco con cincuenta mil monedas de oro y una cruz de diamantes destinada a una reina o rey europeo, al día siguiente otro barco holandés, y tres días más tarde uno inglés.

Este pirata o corsario no permitía mujeres a bordo, apuestas de naipes o dados, o, conflictos, los cales solicitaba que se resolvieran en tierra. En varios conflictos resultó gravemente herido, incluso en una invasión en la isla. Tuvo un hijo en Cuba, al cual rechazó y no trasmitió herencia. Amaro recopiló una fortuna extrema, con más de nueve centenas de fanegas, sesenta casas, quince heredades de viña y tributos monetarios y de trigo así como una incalculable cantidad de joyas y dinero. El barco principal, “El Clavel”, tenía veinticuatro piezas de artillería, alto armamento apoyado por la corona. A pesar de ello, también llegó a ser buscado y detenido. En el testamento, dejó un apartado para “los niños expósitos de La Laguna” o los encarcelados. Participó en un pleno del cabildo en el SXVIII solicitando como vecino una nueva moneda (cuartos y ochavos para cuatro y dos maravíes) que facilitara la limosna para la clase baja lagunera.


Amaro Pargo atribuyó salvaciones milagrosas en batallas a la monja “incorrupta” Sor María de Jesús, para la cual entregó el actual sarcófago del convento de Santa Catalina de Siena, frente a la plaza del Adelantado. Posee cinco composiciones poéticas, uniendo las primeras letras de cada verso se lee Pargo, dicho sarcófago abre los 15 de Febrero, debido a los milagros que s ele atribuyen a dicha monja. De las tres llaves una la poseía Pargo. Una de las actuales casas de este pirata, en Machado, fue múltiples veces asediada en busca del tesoro que supuestamente escondería el pirata. Parece ser que también escondió un tesoro en una cueva de San Mateo, Punta del Hidalgo, donde escondía botines. Parece ser que esto también ocurre en los Roques de Anaga, donde existen varios barcos piratas hundidos.

Los restos de Pargo se pueden ver en la zona derecha al entrar el templo de Santo Domingo, bajo el coro, se encuentra junto a los padre, pudiéndose observar el grabado del escudo de armas de la familia Rodríguez Felipe, con símbolos como armaduras, puñales y cañones. Al pie también hay una calavera con el ojo izquierdo abierto y guiñando el derecho, junto a las tibia cruzadas. Falleció un 14 de octubre de 1747.