Antonio Cubillo Ferreira

De CanariasWiki
Saltar a: navegación, buscar
En la C. Los Nispereros del barrio de San Benito, nació el 3 de Julio de 1930 Antonio Cubillo Ferreira, líder político, abogado sindicalista, escritor e investigador. Fue uno de los laguneros y el canario de la historia con más influencia y notoriedad en la política internacional, es, el político más internacional de Canarias.

Tras licenciarse en derecho, en 1956 entra al colegio de abogados, especialidad de penalista, inauguró el primer despacho laboralista del estado, por lo que entró varias veces en prisiones franquistas. Tras ello, funda una gran cantidad de movimientos y colectivos sociales y políticos. Por esa época, se adjunto con los históricos abogados Fernando Sagaseta, Andrés Alvarado, Armando León, Luis Alsó entre otros, creando el Movimiento Autonomista Canario, dependiente del partido comunista del estado. En 1960 funda en Las Palmas el Movimiento Canarias Libre, una gran parte de los miembros de esta organización son encarcelados, y Cubillo, condenado a seis meses de prisión, huye a Francia, alcanzando el primero de varios exilios. Allí realiza negociaciones con el Partido Comunistas del estado, pero no consigue que F. Carrillo se adjunte a la causa que él defiende. Cubillo iba más allá del autonomismo, emprendió una lucha contra “el colonialismo español”, para lo que ideó la unidad política de todos los países del Norte de África, emprendiendo una campaña internacional que marcaría la historia del continente africano, solía decir: “África comienza en Gibraltar”.

En 1962 organiza y lidera lo que fueron unas de las mayores huelgas de Canarias, protagonizadas por portuarios, panaderos, lecheras y obreros, las cuales tienen una repercusión sin precedentes, hecho por el que tiene que volver a exiliarse una vez más. Desde el exilio, este lagunero se ve obligado a trabajar en la clandestinidad, fundando el Movimiento de Independencia de las Islas Canarias en 1963, desarticulado después por la “brigada político-social” del régimen franquista, por lo que un año más tarde, funda lo que va a ser uno de los mayores movimientos armados en Canarias, el MPAIAC (Movimiento por la Autodeterminación y la Independencia del Archipiélago Canario). Este líder pasa a refugiarse en Argelia, desde donde inicia la campaña internacional.

Antonio viaja por el mundo entero recabando apoyos de múltiples organismos, gobiernos y conferencias internacionales, para alcanzar la autodeterminación del archipiélago Canario, convirtiéndose sin darse cuenta en un punto estratégico y clave dentro de la guerra fría, encontrándose en medio de los dos grandes e interesados bandos, Rusia y Occidente. Antonio obtiene el apoyo de la OUA, (Organización de la Unidad Africana) y se encontraba bajo la protección del presidente argelino Huari Bumedien. Así Cubillo alcanzó una gran cantidad de apoyos entre países de todos los continentes, logrando incluso que la ONU activara la demanda sobre la descolonización de Las Islas.

Otro logro achacado a este Lagunero fue la creación en Argelia de la emisora “La Voz de Canarias Libre”, la cual alcanzó un rotundo éxito en la población isleña. Esto, junto a la prohibición levantada sobre la escucha de ésta, propició relatos populares que contaban que cuando empezaban los programas de esta radio, las calles de las ciudades canarias se vaciaban de gente. Era la primera vez que las personas de las islas podían escuchar desde las ondas a un locutor con el propio acento canario. Esta radio duró desde Diciembre de 1975 hasta Enero de 1978, emitiendo desde Argel. Cerró debido a las presiones que realizó la visita de una delegación española al país.

El Mpaiac creó las "Fuerzas Armadas Guanches", organización militar que realizó varios atentados denominados por Antonio como "propaganda armada". En el 78 el secretario general de la OUA lo acompañaría a Nueva York para plantear el problema colonial de Canarias ante Naciones Unidas, debido a la importancia de este encuentro, los servicios especiales de inteligencia españoles contratan varios mercenarios vinculados a las fuerzas de seguridad del Ministerio del Interior español para que atenten días antes de dicho viaje contra Antonio. En este atentado Antonio recibió una gran cantidad de apuñaladas que le dañarían la columna y los órganos interiores, provocándole una gran invalidez que lo dejaría en estado paralítico los 34 años restantes que le quedarían de vida, aunque según Antonio, ese mismo día sería el que “volvería a nacer”. La acción armada de estos movimientos causó como víctima mortal, un policía en Madrid, mientras que en las filas de esta organización murieron numerosos militantes a manos de policías o militares.

Cubillo, tras unos años en tratamientos médicos, y una mediación diplomática, se le permitió el regreso a Las Islas con un “indulto real”. Una vez en Tenerife, Cubillo denuncia el atentado que sufrió, y en 2002, el Tribunal Supremo de Madrid reconoció que el Gobierno de España cometió un delito de terrorismo de Estado contra él, siendo la única vez en la historia del estado español en que reconoce un atentado terrorista contra la población civil.

En la estancia en Tenerife, Antonio también publicó libros de investigación y divulgación sobre lingüística guanche, numerosos artículos de periódico, así como las propias memorias: Años Verdes, Trópico Gris, Libro Blanco del MPAIAC, etc. En ellos relata la infancia, adolescencia y juventud, relatos cargados de anécdotas y elementos de sabiduría popular, así como recuerdos de los duros momentos vivió. A este personaje ilustre también se le atribuye desde varios sectores la creación de la actual bandera popular canaria, de “siete estrellas verdes”, ejerció como abogado hasta el día en que falleció, un 10 de Diciembre de 2012 en Santa Cruz de Tenerife. Actualmente hay un documental denominado “historia de un crimen de estado” así como múltiples libros sobre la vida de este ilustre personaje.