Convento de clausura de Santa Catalina de Siena

De CanariasWiki
Saltar a: navegación, buscar
Convento de clausura de Santa Catalina de Siena
Convento de clausura de Santa Catalina de Siena

Como puedes observar, presenta muros exteriores altos y sobrios, propios de los conventos canarios ubicados en las ciudades. Sólo resaltan las portadas de cantería roja, los escudos y sus dos ajimeces, miradores de madera con celosías, que le dan un aspecto original, desde aquí estas monjas de clausura podían ver los actos de la plaza sin ser vistas.

Adosada al convento se encuentra la iglesia. El altar Mayor es lo más destacable, presidido por la Virgen del Rosario en la hornacina central, a la izquierda se halla la imagen de Santo Domingo de Guzmán vestido con la túnica de la Orden dominica y al lado derecho se encuentra la imagen de Santa Catalina también vestida con el hábito dominico.

“Sor María de Jesús”, conocida cariñosamente como “La Siervita” ha sido el personaje más destacado en la historia del convento, pues era la asesora del corsario tinerfeño, Amaro Pargo e, incluso, le había proporcionado favores inexplicables o milagros.

Así que Amaro Pargo, agradecido por los milagros que “la siervita” había hecho por él, ordenó la exhumación de su cadáver y quiso que la monja descansara en un féretro de madera, encargado por él, cosa poco habitual ya que las religiosas eran enterradas en la propia tierra.

En la iglesia, desde su fallecimiento en 1731, está situado en el interior del coro bajo, el Arca Sepulcral de madera policromada del cuerpo incorrupto de Sor María de Jesús.

Cada 15 de febrero, se expone su cuerpo incorrupto al público, creándose colas interminables.

Esta monja que, popularmente, fue considerada una santa, ahora se tramita su beatificación, ya que se cuenta con numerosas pruebas de curaciones, acciones milagrosas, estigmas, éxtasis, levitación, o estar en dos lugares a la vez.