Curiosidades de La Iglesia de La Concepción

De CanariasWiki
Saltar a: navegación, buscar
Curiosidades de La Iglesia de La Concepción
Curiosidades de La Iglesia de La Concepción

Sangre. Un fenómeno extraño fue el de la tabla de San Juan Evangelista de Cristóbal Ramírez, que, en 1648, según la tradición, se observaron durante 40 días exudaciones de sangre y supuestos milagros.
Suspiros. Otra curiosidad tiene un tono popular. Acércate al altar donde está el Señor con la corona de espina y el cetro (un palo o caña), como rey, que, en plan de burla, le colocaron los judíos en Casa de Pilatos. Pues bien, la gente lagunera, cuando suspira exclama: ¡Ay, Señor de la cañita!
Olores. Curioso es cómo la iglesia estaba muy relacionada con los enterramientos. Los viajeros europeos en el s. XVIII llegaron a destacar que era imposible entrar a la iglesia debido al “olor a muerto”.
Paseo. Por otra parte, debido a las numerosas epidemias, se sobrepasó el límite de personas enterradas en la iglesia, por lo que fueron sepultadas en los alrededores del templo, constituyendo un osario, especialmente en el paseo adjunto a la plaza del Doctor Olivera. Esta situación fue resuelta en el s. XIX con la creación de los cementerios municipales.
Sonidos. Aparte de olores, hay que hablar de sonidos. La iglesia ha sido uno de los grandes elementos del patrimonio sonoro de La Laguna, debido a sus campanas. Eran como el periódico de la época, pues relataban la información de las noticias del pueblo.

Enlaces relacionados