Félix Francisco Casanova

De CanariasWiki
Saltar a: navegación, buscar
(Santa Cruz de la Palma, 1956 – Santa Cruz de Tenerife, 1976) El caso de Félix Francisco Casanova es único en las letras Canarias. No llegó a cumplir los veinte años cuando un accidente doméstico truncó la vida de quien seguramente iba a convertirse en uno de los mejores poetas canarios de la segunda mitad del siglo XX. Estudiaba Filosofía y Letras en la Universidad de La Laguna y junto a su compañero Ángel Mollá forma el equipo Hovno, que vertería en la prensa de la época sus particulares narraciones y versos. En 1973 gana el Premio Julio Tovar de Poesía con El invernadero, en 1975 el Premio Benito Pérez Armas con la novela El don de Vorace y el Premio Matías Rea con el poemario Una maleta llena de hojas, que ya no vería publicado. Póstumamente, su padre, el poeta Félix Casanova de Ayala, dará a conocer el resto de la producción: la obra conjunta entre padre e hijo Cuello de botella (1976), Una maleta llena de hojas (1977), La memoria olvidada (1980), el diario Yo hubiera o hubiese amado (1983) y la obra conjunta con su padre, Los botones de la piel (1986).A pesar de la brevedad de su vida, tuvo tiempo para dejar una obra intensa, original y extraña, plasmada en logros de una asombrosa madurez en el campo de la poesía y la prosa experimental.