José Luis Fajardo

De CanariasWiki
Saltar a: navegación, buscar
Obra de Jose Luis Fajardo
Obra de Jose Luis Fajardo

Este escultor (La Laguna, 1941) comienza a estudiar Arquitectura, estudios que abandona por la pintura, heredó la vocación artística del taller de abuelo Enrique Sánchez, marinista acreditado. Fajardo, de formación autodidacta, tiene especial importancia en el propio aprendizaje artístico la amistad con Chirino y Millares, así como el conocimiento de los artistas surrealistas e informalistas. Realiza la primera exposición en el Instituto de Estudios Hispánicos de Tenerife, 1962. Fajardo, crea con una clara influencia del expresionismo abstracto así como de las obras del grupo artístico “El Paso”.

A finales de los 60 comienza a trabajar con el procedimiento de la esculto-pintura, a caballo entre las dos y las tres dimensiones, entre la escultura y la pintura, un nuevo procedimiento artístico que, utilizando materiales como el aluminio, el hierro, cobre, pinturas acrílicas, etc, intenta combinar la escultura, la pintura y la orfebrería en una misma obra. Es definido casi como pura geometría expresionista.

Este autor destaca principalmente en aluminio, alternando relieves y zonas lisas para conseguir contrastes. Este medio era importante para el artista por considerarlo un material limpio, puro, sin color, pobre... Con este material aplica la técnica del repujado, realizando relieves voluminosos contrastando con el resto liso.

Más tarde abandonaría esta técnica, centrándose en un estudio más pictórico de la figura humana, en concreto, de la mirada. Usaba tres elementos principales: la huella, el signo y el cerebro, mediante los que relata la historia de un hombre. Esta evolución se le conoce como “hacia lo dramático”, aplicada con un compromiso social, usa formas anatómicas encefálicas perforadas por una tabla. También crea la “Serie retratos mágicos”, personajes sin contornos, extraños y velados. Éstos serán representados posteriormente con mutilaciones, es un intento de expresar “la miseria humana”. Después crea la “serie visceral”, con un estilo más orgánico. La última etapa se le conoce como “personajes ucrónicos”, representaciones utópicas sin labios para hablar y con signos caligráficos incomprensibles. Realizó exposiciones por el mundo entero.